El traspaso de negocios se define como un convenio mediante el cual un propietario (o varios, según sea el caso) ceden una empresa, desde el arrendamiento hasta sus bienes tangibles e intangibles, a cambio de un monto fijado y acordado a un interesado.

 

Dada su legalidad, esta figura debe cumplir un número de gestiones, acciones y resoluciones que permitan el libre ejercicio de aquel que se convierte en el nuevo dueño de la compañía.

 

No obstante, y dadas las estadísticas que hablan de la baja permanencia de un negocio nuevo en el tiempo, la operación de traspaso se convierte en una opción favorable para aquel que quiera poseer su propia compañía sin la necesidad de empezar desde cero.

 

Trámites frente un traspaso de negocio

Cuando un interesado acepta el traspaso de negocio debe considerar los siguientes aspectos desde el inicio:

 

– Notificación: el dueño anterior debe dar a conocer esta información mediante el uso de técnicas reconocidas, como colocar carteles en el mismo negocio todavía hay personas que lo hacen con lo importante riesgo que supone y la repercusión negativa que puede generar, en clientes, empleados etc. También puede valerse de las herramientas online para difundirlo.

 

– Solicitud de información: los que deseen ser los nuevos dueños mostrarán su interés solicitando toda la información sobre el estatus del negocio en cuestión, como licencias, inventario, facturación, impuestos, entre otros.

 

– Valoración del traspaso: generalmente el que traspasa devela sus condiciones que siempre permitirán una negociación, además deben ser coherentes con las ganancias a futuro que pueda generar la empresa.

 

– Preparación del contrato e impuestos: en este punto del traspaso de negocios es indispensable contar con asesoría jurídica para analizar y tramitar toda la documentación y elaborar el contrato de cesión para facilitar el pago de impuestos próximo. El contrato debe ser lo mas explícito y concreto posible contemplando todos los escenarios.

 

– Traspaso de poderes: después de firmar el acuerdo, se establecerá un vínculo por algunas semanas más entre las dos partes mientras se cumpla con todo el marco legal y se aclaren algunos términos. Ese acuerdo llamado transmisión del saber hacer consiste que la parte vendedora forme a la compradora en todo a lo relativo al funcionamiento de la empresa.

 

Licencia de apertura

Posterior a la firma del contrato de cesión del ejercicio con el dueño anterior, el trámite siguiente es dirigirse hasta el Ayuntamiento para hacer el cambio de titularidad de la licencia de apertura del negocio.

 

Los papeles a consignar para llevar a cabo este requisito variarán según la Comunidad Autónoma, no obstante, los más comunes son:

– DNI del nuevo dueño y su fotocopia.

– Fotocopia de la licencia anterior otorgada.

– Cuando el nuevo dueño es una sociedad, se debe entregar la fotocopia de la escritura de conformación y de los poderes de los firmantes.

– Fotocopia del DNI del antiguo dueño o de los poderes, cuando se trata de una sociedad.

– En el caso en que el dueño anterior haya fallecido, se debe consignar la partición de la herencia. Cuando no existe testamento, la declaración ante la notaría de los herederos o la renuncia de alguno a favor del nuevo dueño es indispensable.

 

Otro de los pasos siguientes es el relacionado con darse de alta como autónomo, una diligencia que no puede pasarse por alto.

 

Pago de IVA, ITP y IRPF

El traspaso de negocios no debe cancelar ni Impuesto sobre el Valor Añadido, (IVA), ni Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales (ITP), a diferencia de lo que ocurre con el IRPF.

 

Cuando el negocio o empresa es transferido totalmente, y continúa dentro de la actividad comercial, el dueño anterior debe formular una factura sin IVA, no obstante, si los activos son vendidos por separado, entonces sí figurará este impuesto.

 

En el caso de ser vehículos, tributarán por ITP, y de igual forma ocurrirá su existen bienes inmuebles en el traspaso.

 

Cuando el propietario del local recibe una parte de la cesión de negocios debe presentar una factura con el 21% de IVA al arrendatario que deja el local y también aplicara la retención que corresponda.

 

Debido a que el traspaso del negocio involucra un aumento del capital del que cede la empresa, debe expresar el valor en la declaración anual de la renta, calculada de la siguiente forma:

 

Ganancia = Importe del traspaso – Valor neto de los bienes y derechos que se han entregado

 

Si el propietario del inmueble recibe un margen de ganancia por el traspaso, tendrá que sumarlo como rendimiento del capital inmobiliario, empleando la reducción del 40% por ser obtenido de forma irregular en el tiempo.

 

Ventajas y desventajas de un traspaso de negocios

El hecho de que el nuevo dueño se ahorre todo el proceso de introducir una nueva empresa en el mercado se configura como la primera ventaja de recibir una compañía bajo la figura de traspaso. La consolidación de un nuevo negocio puede ser de años, por tanto la cesión se erige como un gran acierto.

 

– El traspaso de negocios también representa una excelente opción en los casos en los que la forma de instalarse en algún lugar depende de la salida de otros, lo que ocurre en las calles más famosas y concurridas de las ciudades. Sin embargo, también es sabido que muchos apuestan también por manejar sus negocios con contratos de arrendamiento o la construcción de otros espacios.

 

– Estas operaciones también le permiten al dueño no solo contar con un negocio que tiene su lugar dentro del mercado, sino también con ventajas intangibles como que esté posicionado, sea reconocido y presente una cartera de clientes fieles a la marca, así como proveedores y trabajadores con experiencia en el sector y en el negocio en cuestión.

 

Del mismo modo, el traspaso de negocios también puede acarrear ciertas dificultades:

 

– Es probable que el anterior propietario no explique cómo llevaba el manejo de su compañía, por lo que si el nuevo dueño se mantendrá en el mismo ramo debe conocer muy bien este sector.

 

– El nuevo dueño debe realizar un estudio de mercado, como una forma de medir la rentabilidad del negocio. Conocer bien el sector para saber dónde debe analizar con más hincapié.

 

– El propietario también debe considerar el uso del mobiliario existente, como una forma de aprovechar la inversión, y además evaluar si es necesario o no realizar algunas remodelaciones.

 

– Para los que necesiten, como parte de la nueva imagen de su empresa, hacer cambios estructurales, será necesario informarse sobre los acuerdos y restricciones legales al respecto.

 

Tanto si desea traspasar un negocio como si esta pensando en la compra de un negocio consulte con nuestros expertos en compra venta de empresas