El project finance o financiamiento de proyectos es un método de financiación para propósitos que requieren una inversión de alto nivel y a largo plazo. Esto dependerá en gran medida de los flujos de caja que serán empleados para cancelar la deuda contraída y remunerar lo invertido.

 

Todo el coste y los gastos que genera un project finance son más elevados que el de los proyectos tradicionales, puesto que supone un riesgo mayor por el empleo de una organización financiera más compleja a nivel técnico, fiscal, legal, etc. Además, debido a sus estándares incurre en otros costes que encarecen aún más las operaciones como abogados, asesores o consultores.

 

En tal sentido, los bancos solicitan periódicamente informes cualificados en los que se resuma el estado del proyecto, para así llevar un monitoreo continuo de la inversión. Esta modalidad forma parte de los proyectos empresariales fuera de balance, por lo que si no se cristaliza la idea, la empresa no responderá a los acreedores, como los bancos.

 

Las entidades bancarias, por tanto, exigen unas garantías adicionales, por lo que el project finance se divide según dos tipos de financiación: la de los proyectos sin recurso, donde se arriesgan el capital de los accionistas, y la de los recursos limitados, con recurso colateral o garantía adicional.

 

Características del project finance

Aunque puede ser aplicado en múltiples áreas y sectores, el financiamiento de proyectos coincide en estos puntos:

 

– El proyecto debe tener rentabilidad por sí solo, ser viable. La SPV, siglas en inglés de Special Purpose Vehicle, que en español significa Sociedad con Propósitos Específicos, se encargará de devolver la deuda.

 

– Los flujos de caja deben ser lo suficiente como para devolver la deuda contraída y remunerar a los accionistas.

 

– Se llevan a cabo a través de SPV, aunque en España la forma jurídica por excelencia es la Sociedad Anónima.

 

– La inversión que se realiza es fuerte, con fondos propios, y requiere de un lapso de tiempo largo para obtener rentabilidad.

 

 Propuestas que emplean project finance o financiamiento de proyectos

Entre los proyectos que pueden emplear esta obtención de recursos externos se encuentran:

 

– Obras civiles de gran escala como puentes, escuelas, hospitales, etc.

 

– Proyectos de tipo industrial, químicos, siderúrgicos, entre otros.

 

– Energéticos, plataformas petroleras, oleoductos, refinerías, ferrocarriles, gasoductos.

 

– Infraestructuras como aeropuertos, autopistas, puertos pesqueros.

 

– Comunicaciones, satélites, aviones, redes de fibra óptica.

 

– Sectores hoteleros e inmobiliarios.

 

 

Ventajas de un project finance

 

Aunque se contabilizan muchas, las más importantes son:

 

– Permite plazos más largos de amortización de la deuda y de montos más altos de financiación que los que podría conseguir la empresa promotora por su cuenta.

 

– En el caso de los bancos, su ventaja radica en el precio, ya que las comisiones son más elevadas, y por ello se establecen recaudos de peso como la entrega de los certificados cualificados y los covenants al proyecto, como los ingresos, riesgos y condiciones de obligado cumplimiento.

 

– Se trata de una financiación fuera de balance, puesto que la SPV se queda con la deuda. Los riesgos que asumen los promotores y las garantías financieras de ellos son limitadas, por ello no ven afectado su endeudamiento, pueden adquirir otro a posteriori y mantener su calificación de crédito.

 

– Los bancos podrían vender su participación en el proyecto.

 

– El diseño de financiación es a la medida del proyecto, según sus condiciones y características.

 

– Para el proyecto se consiguen más financiación y endeudamiento determinada por la Sociedad Vehículo Independiente (SPV) y será mayor que la que podría conseguir directamente la empresa que lleva adelante la idea.

 

– Permiten el desarrollo de grandes infraestructuras que están vinculadas a los servicios básicos en su mayoría, como transporte, educación, sanidad, a los que generalmente no podrán conseguir financiamiento de no ser a través de los financiamientos de proyectos. Además genera el desarrollo de innovadoras propuestas y figuras de apoyo como consultores, asesores o entidades financieras.

 

¿Quiénes intervienen en el project finance?

Intervienen una gran cantidad de figuras, pero estas son las que más se destacan:

 

1) Accionistas de la empresa origen: según el tipo de financiamiento se medirá su participación.

 

2) Sociedad vehículo especial (SPV): la sociedad establecida para el proyecto, receptora de ingresos, flujos de caja y será la encargada de devolver la deuda a las entidades bancarias.

 

3) Entidad financiera: las prestamistas, que pueden ser una o varias.

 

4) Socios industriales y tecnológicos: los que suman experiencia porque conocen el sector donde se desarrolla el financiamiento de proyectos.

 

5) Proveedores y suministradores: que proporcionan sus recursos para realizar el proyect finance.

 

6) Administraciones públicas: cuando se habla de una concesión administrativa o subvención.

 

7) Consultores y asesores externos: quienes evalúan el proyecto de forma independiente, sin estar vinculados con accionistas o sus intereses: asesores de mercado, legales, técnicos, de medio ambiente y financieros.

 

8) Compañías aseguradoras: encargadas de revisar los riesgos para asegurar el capital establecido.

 

Diferencias entre el project finance y los créditos sindicados

– En los project finance la sociedad se mueve con un alto ratio de endeudamiento, lo que hace que la operación sea considerada de riesgo, que además hace improbable que en caso de impago, los bancos dentro de la operación puedan recuperar la financiación. No obstante, en la práctica la morosidad se presenta en muy pocos casos.

 

– En la financiación de proyectos la aportación de capital está ligada al proyecto en sí y depende de la generación de flujos financieros, que llegan a cubrir el financiamiento que se necesita.

 

Ninguna de las dos características comulga con los créditos sindicados, con los que se consigue financiación externa con la obtención de una deuda pero con la unión de varios bancos que puedan cubrir la cantidad que exige el promotor. Los bancos operarán de manera conjunta pero en diferentes niveles, puesto que algunas entidades pueden prestar más que otras. 

 

Por ello, una entidad de las que aporta capital fungirá como agente o coordinador de todos los pagos, ya sea interés o devolución del principal.

 

Categorías: Sin categoría